DECLARA EL PRESIDENTE AMLO FIN DE LA POLÍTICA ECONÓMICA NEOLIBERAL EN MÉXICO




Por Miguel Hernández

El Presidente Andrés Manuel López Obrador anunció el fin de la política económica neoliberal que se implantó en nuestro país a partir de la llegada de Miguel de la Madrid Hurtado a la Presidencia de la República en 1982, y de esa fecha a la actual, dejó una estela de pobreza y pobreza extrema en más de 60 millones de mexicanos. Por el contrario, durante este periodo acumuló riqueza en unas cuantos manos, incluso algunos se volvieron los más ricos del mundo.

Durante el Foro Nacional “Pleneando Juntos la Transformación de México”  en Palacio Nacional López Obrador subrayó: “declaramos formalmente, desde Palacio Nacional, el fin de la política neoliberal, aparejada a esa política o modelo neoliberal con su política económica de pillaje antipopular y entreguistas. Quedan abolidas las dos cosas, el modelo neoliberal y su política de pillaje, antipopular y entreguista”.

Tras destacar que estos foros que iniciaron ayer, es para consultar a los ciudadanos con la participación de servidores públicos para elaborar el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024; es importante celebrar la planeación para el desarrollo, ya que durante el periodo neoliberal estuvo en deshueso, no se hablaba de planeación para el desarrollo, se guiaban los anteriores gobiernos por las recetas que enviaban desde el extranjero, de las llamadas reformas estructurales, desde allá se definía la agenda nacional y se imponían las políticas públicas entre: “porque a final de cuentas eran políticas que iban dirigidas a garantizar el bienestar de las minorías y a marginar a la mayoría del pueblo”.

Destacó como un acto soberano, ya que después de mucho tiempo, los mexicanos podamos elaborar un programa de desarrollo propio, a partir de nuestra realidad, de nuestras necesidades. Estamos iniciando una etapa nueva, un cambio profundo, una transformación, no es simple cambio de gobierno, es cambio de régimen, por eso es el momento de expresar, que para nosotros ya se terminó con esa pesadilla, que fue la política neoliberal.

Como siempre suele pasar en estos casos, dijo, la pregunta de nuestros adversarios dirán ¿qué proponen?, ¿cuál es el modelo alternativo?, ahora nos toca, y esa es la respuesta, edificar lo que sigue, con la conciencia de que lo que hagamos no solo será por la regeneración de nuestra vida pública, sino inspiración para otros pueblos.

 Tenemos la responsabilidad, de construir una propuesta postneoliberal, y de convertirla en un modelo viable de desarrollo económico, de ordenamiento político y de convivencia entre los sectores sociales. Debemos demostrar que la modernidad puede ser forjada desde abajo, sin excluir a nadie, y que el desarrollo no tiene por qué ser contrario a la justicia social.

“Propongo a continuación algunos lineamientos para lograr este propósito de crear, elaborar la nueva política, la política post neoliberal. Mencionó solo conceptos básicos. El Plan de Desarrollo, van a elaborarse a detalle y a explicarse con toda la argumentación suficiente, pero considero que en el programa alternativo, en el programa para suplir al periodo.

El primero, Honradez y honestidad. Que no son lo mismo, la honradez es no apropiarse de lo ajeno, es no robar y eso es muy importante, pero la honestidad tiene una mayor dimensión porque implica no robar y ser consecuente, es decir, actuar como se piensa, esa es desde mi punto de vita la honestidad, el ser congruente.

Otro concepto, no al gobierno rico con pueblo pobre, poner fin como lo estamos haciendo al dispendio, con una política de austeridad republicana, nadie tiene derecho a lo superfluo mientras existan quienes no tienen lo indispensable, lo básico.

Economía para el bienestar, pensemos en que haya crecimiento de la economía, pero también distribución de la riqueza y del ingreso, que eso en esencia es desarrollo, que no nos quedemos solo en aumentar los niveles de crecimiento económico, sino que siempre pensemos en el desarrollo.

Otro concepto. El mercado no sustituye al Estado. Esa fue una patraña para imponer la política neoliberal, un sofisma, en ninguna parte del mundo el Estado se diluye, en ninguna parte el Estado incumple con su responsabilidad económica, política y social, ni en China, ni en Estados Unidos, solo a estos tecnócratas despistados se les ocurrió que no hacia falta el Estado, y qué si acaso utilizar al Estado para rescatar al Sistema Financiero en quiebra, como el Fobaproa, pero no pensaban en que el Estado tiene como función principal mejorar las condiciones de vida y de trabajo de todos los mexicanos.

Este concepto también se vincula a otro, que es muy importante.

Por el bien de todos primero los pobres. Atender a todos, escuchar a todos, respetar a todos, pero dar preferencia a los más necesitados, a los vulnerables a los débiles, a los explotados, a los olvidados, a los marginados, eso es humanismo y eso tiene que ser una característica de nuestro gobierno y un concepto de la nueva política de desarrollo.

Otro concepto, No dejar a nadie a tras, no dejar a nadie fuera, esto significa igualdad sustantiva entre mujeres y hombres, la dignidad de los adultos mayores y el derecho de los jóvenes a tener un lugar en el mundo, rechazamos toda forma de discriminación por características física, posición social, escolaridad, religión, idioma, cultura, lugar de origen, preferencia política, ideológica y preferencia sexual.

Otro concepto. No hay paz sin justicia. La paz es fruto de la justicia, no vamos a resolver el problema de la violencia solo con el uso de la fuerza, tenemos que atender las causas que originan la violencia, tenemos que reactivar la económica, crear empleos, que haya desarrollo, bienestar, atención a los jóvenes y de esa manera vamos a tener condiciones favorables para garantizar la paz y tranquilidad, esto depende en un porcentaje considerable el que se consiga la paz y tranquilidad del país, lo demás es complementario, el que haya policías, elementos del Ejercito, Marina, que nos ayude como lo están haciendo, para tener presencia en todo el territorio, se cuide y proteja a los ciudadanos, que como se está haciendo haya coordinación, perseverancia, que todos participemos para garantizar la paz y tranquilidad sin violar derechos humanos, sin el uso excesivo de la fuerza, sin masacres, sin violencia. Pero, lo principal, es que haya justicia para que tengamos paz en el país.

Otro concepto, que los neoliberales consideran pasado de moda, anacrónico, pero para nosotros es vigente, ustedes quiere regresar al pasado por sus posturas, propuestas son del pasado, no están entendiendo la nueva circunstancia, los nuevos tiempos no piensan en el presente y futuro, Hay cosas del pasado que son fundamentales que deben retomarse, que deben de valorarse por su importancia, desde luego a la luz de los nuevos acontecimientos, pero son principios básico como el del respeto al derecho ajeno es la paz, ese es un concepto.

Que significa la no intervención, añadió, que nosotros no tengamos afanes hegemónicos, aspiremos a ser una nación libre y fraterna con todos los pueblos del mundo, que llevemos a la práctica en política exterior el principio de la no intervención, solución pacífica de controversias, cooperación.

No más migración por hambre o violencia, que la migración sea opcional, no forzada, que el que quiera irse del país que lo haga por gusto, no por falta de oportunidades de trabajo y de bienestar.

Otro concepto, la democracia, que significa el poder del pueblo, el mandar obedeciendo, no como retorica o concepto teórico, la democracia en sus dos vertientes, en lo que es la democracia representativa y lo que es la democracia participativa y enfatizar en la democracia participativa, hacer realidad el referéndum, el plebiscito, la consulta, la revocación de mandato; llevar a la práctica la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en su Artículo 39, que en todo momento el pueblo tiene el derecho de cambiar la forma de su gobierno, porque es el pueblo es el soberano, por eso queremos dejemos establecido la revocación de mandato. Porque el pueblo pone y el pueblo quita, y que siempre tenga el pueblo las riendas del poder en sus manos, una auténtica democracia, que se terminen las prácticas de la falsificación en las elecciones, de la compra del voto, el acarreo, el clientelismo, los fraudes electorales. Elecciones libres y limpias. Esa debe ser otra aportación de nuestro gobierno en esta nueva etapa.

Por último, ética libertad y confianza, expresó, vamos al renacimiento de México, a la búsqueda del bienestar material y a la búsqueda del bienestar del alma; vamos a la Cuarta Transformación haciendo uso de la gran reserva de valores que tenemos en nuestro país. México es de los países con más riqueza en valores culturales, morales, espirituales. Para lograr apoyándonos en nuestras culturas, una sociedad más justa, más libre, más democrática, más independiente y sobre todo, más fraterna y amorosa.